El efecto manada

En su columna de hoy, Sergio Sarmiento dice sobre las perspectivas electorales de Morena:

Morena se encuentra adelante en las encuestas para la elección de la Cámara de Diputados y en cuando menos 14 de 15 comicios estatales. La popularidad del Presidente está impulsando al partido. También lo ayudan el reparto de dinero a millones de familias y el ‘efecto manada’, en que la gente decide votar por el partido que todo el mundo dice va a triunfar, como el PRI de antaño. A la gente le gusta apostarle a un ganador.

No sé si hay estudios sobre ese “efecto manada”, pero he tenido la oportunidad de verlo actuar varias veces en personas cercanas a mí que dan por hecho que un candidato va a ganar y votan por él. No les simpatizaba, mucho menos compartían sus posturas políticas (si esos candidatos las hubieran tenido). Simplemente daban por hecho que esa persona iba a ganar porque lo decían los conocidos, los comentaristas políticos ¡y hasta los otros candidatos!, cuando hablaban de que venía la aplanadora y cosas por el estilo.

Tengo la impresión de que Peña Nieto ganó la presidencia en buena medida por ese efecto. No tenía gran cosa que ofrecer, pero mucha gente empezó a decir que él iba a ganar. Me pregunto si realmente en eso consistió su campaña, incluso más que en presumir su copete u otros medios cuestionables: en promover que otros dijeran que iba a ganar. Quizá algún tesista de ciencia política o comunicación se interese por el tema.

Estoy de acuerdo con Sarmiento, cuando no disponemos de otros elementos (propuestas, simpatía, incluso esperanza) para tomar postura, las personas tendemos a apostar por quien dicen que va a ganar, se trate de caballos o candidatos.

  1. Leave a Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.